Colapsa relleno sanitario de Alpacoma y mazamorra contamina el río Achocalla

Fecha: 2019-01-17

Una celda de tierra que almacena la basura cedió e hizo que los desechos se deslicen por un cerro y lleguen al río. “El relleno sanitario de Alpacoma es un referente en Latinoamérica”, reza una nota de la página web de la Alcaldía de La Paz publicada en 2016. Según los vecinos, esta afirmación queda en duda luego del deslizamiento de basura que se registró la noche del martes en este sector. “La Alcaldía siempre se jacta de que este es un relleno modelo, pero no es así. La basura está saliendo por todo lado. Nos preocupa la contaminación”, dijo Hilaria C., una vecina. La noche del martes, una de las celdas de tierra, ubicada en la parte superior de un cerro y que guarda debajo de sí parte de la basura compactada, cedió y “explotó”. Este hecho provocó que cientos de toneladas de basura se deslicen hacia abajo, tapando las otras celdas de la quebrada hasta llegar al río Achocalla. La masa residual mide más de un kilómetro. Este medio se trasladó al lugar y observó que los residuos formaron una gran mancha negra sobre el cerro en forma de T en la parte superior, que luego se divide “en brazos” de basura de derecha a izquierda. A unos 100 metros antes de llegar al lugar del deslizamiento de basura, se sintió un fuerte olor nauseabundo proveniente de los desechos, que incluso provocaba ardor en los ojos y la garganta. La mazamorra de basura aplastó a su paso árboles, piedras, un depósito edil y una casa construida con madera prensada. Las paredes de este inmueble quedaron destruidas por el promontorio de desechos. Roberto M., uno de los vecinos e ingeniero de profesión, contó que el deslizamiento de desechos llegó al río Achocalla y causó que sus aguas se transformen de cristalinas a negras, dejando “un gran foco de contaminación”. Este medio observó que el deslizamiento de basura del relleno de sanitario cortó una parte de este cauce. Explicó, además, que cuando se almacena la basura en un relleno como Alpacoma, se debe tender la basura, luego echar tierra encima y compactarla con maquinarias especialmente diseñadas para esta función. “Pero no han compactado la basura. Sólo han aplanado los residuos como han podido y ahora, esto (la celda) cede, le entra humedad y los lixiviados (líquido resultante de los residuos sólidos) se esparcen”, lamentó. En medio del lugar donde ocurrió el deslizamiento de basura, se observó ayer que funcionarios con dos tractores intentaban recoger los desechos y aplastarlos sobre la tierra de la quebrada para evitar que el derrumbe avance. Al borde del cerro y cerca al río, se encontraba un tractor que cavaba una zanja alrededor del montón de residuos para detener el deslizamiento. “Los trabajos se tienen que hacer de inmediato, no se debería esperar. Con dos tractores, no avanzarán nunca”, lamentó un habitante del sector. En la mañana de ayer, el alcalde de La Paz, Luis Revilla, aseguró que el deslizamiento está controlado. “Al momento y después de todos los trabajos que se han hecho desde horas de la noche, la situación está controlada. Efectivamente se trata de un deslizamiento de magnitud, pero la situación está controlada”, contó el burgomaestre.