Crecidas de dos ríos en O´Connor dejan pérdidas de ganado y cosecha

Fecha: 2019-01-17

La crecida de los ríos Pajonal y Santa Ana, que atraviesan el municipio de Entre Ríos, capital de la provincia de O’Connor, dejó pérdidas para los pobladores. Animales de corral, ganado, caballos, los cultivos de arándano, maíz, verduras de huertos fueron arrastrados por las oleadas de barro y agua a consecuencia del desborde de los ríos. Los pobladores no solo perdieron a sus animales y cosecha, sino también parte de sus bienes porque cuando llegan los ríos no hay nada que pueda detenerlos. Ahora, les toca empezar de cero. Don Edgar y Norma viven en la comunidad de Los Naranjos, a unos diez minutos en vehículo o media hora de caminata rápida desde el pueblo. Según reportaron, las lluvias comenzaron, como suelen hacerlo, desde el pasado octubre. Con la llegada de este nuevo año se incrementaron y hasta hace algunos días eso significaba mayor crecimiento para las plantas y un buen cause para las corrientes. El martes llovió de nuevo. Los comunarios se entraron a dormir a la misma hora de siempre, después de ver caer el sol. Las calles de Entre Ríos estaban vacías por la lluvia moderada que continuó desde la mañana. A las 02:00 de la mañana del miércoles empezó la desesperación. Cuatro barrios que se encuentran a la ribera del río Pajonal se inundaron; Cañaveral, San Lorenzo, El Badén y Banda Mealla. Las familias salieron de sus casas. El agua llegó a tope con los catres, el barro ingresó sin reparo a las habitaciones. Los animales alertaban del peligro, muchos murieron ahogados. Al otro lado del pueblo, por el curso del río Santa Ana, la corriente crecía hacia la comunidad de El Alambrado en el cruce donde se une al río Salinas. A la misma hora, en un ambiente de tinieblas entre tierra y monte, la humedad se hizo sentir dentro de la casa de Norma y don Edgar. Bajaron los pies de la cama y sintieron el agua hasta las canillas. El río bramaba en medio de la oscuridad y no hubo tiempo para verificar si las gallinas y los patos pudieron escapar del corral para sobrevivir. Ellos tuvieron que escapar de la corriente hasta la casa de su hermana, que fue su refugio hasta ver el alba que iluminaba el desastre con el que tendrán que convivir hasta recuperar las pérdidas. El Alambrado, Los Naranjos, La Cueva son algunas de las 11 comunidades que reportaron daños considerables según la información que brindó el alcalde de Entre Ríos, Nicolás Herrera. “Estuvimos estimando que al menos serán 800 hectáreas afectadas, entre ellas grandes producciones de arándano y maíz no tendrán solución. Hemos acudido al Ministerio de Defensa para que puedan ayudarnos, vamos a esperar su respuesta”, manifestó. El presidente del Comité Cívico de O’Connor, Eduardo Fernández, indicó que los daños serán irreparables para el sector productivo. El Cantón de El Puesto y Salinas también están en emergencia. A su vez, señaló que el estado de las carreteras también es crítico. Los derrumbes trancaron las vías hacia el Chaco y los caminos hacia las comunidades son intransitables por lo que los pobladores están incomunicados. La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) indicó que se cortó el tráfico vehicular desde Canaletas, pasando por Narváez hasta Entre Ríos. Se perdieron parcialmente las plataformas y se desplegó personal técnico y maquinaria para rehabilitar los tramos. La Gobernación aún no declara estado de emergencia. El director de Gestión de Riesgos de esta institución, Ember Montellanos, explicó que hasta hoy se tendrán los resultados de la evaluación y se procederá a actuar con la mayor agilidad posible. FAMILIAS SUFREN PÉRDIDAS IRREPARABLES POR LA RIADA Animales muertos Las fotografías de caballos arrastrados y ahogados por la crecida de los ríos, son una muestra de la pérdida que los pobladores de 11 comunidades de Entre Ríos deben enfrentar. Vacas, chanchos, pollos y otros amanecieron muertos, enterrados de barro. Viviendas inundadas El agua destruyó las viviendas. Una señora observa acongojada como sus pocas pertenencias están inundadas entre tierra y agua. Las paredes y el techo húmedos no podrán proteger ni a ella ni a su familia las próximas noches. Sembradíos perdidos Los sembradíos de maíz amanecieron en el suelo. Se estiman que más de 800 hectáreas fueron afectadas. En Entre Ríos se siembra maíz, maní, arándano, cebolla, arveja, verduras de hoja que significa la principal economía de los pobladores.