Granizo destruye el 95 por ciento de producción agrícola en Vitichi

Fecha: 2018-11-20

Un 95 por ciento, y para mí el 100 por ciento, se ha perdido la producción agrícola y frutal. Eso es para que se pudra". Así declaró el alcalde del municipio de Vitichi, Leonardo Miranda, sobre lo ocurrido este fin de semana en su jurisdicción municipal cuando un granizo torrencial cayó sobre las comunidades de la segunda sección municipal de la provincia de Nor Chichas del departamento de Potosí. Informó que el granizo destruyó todo lo que había en el campo, como país, papa y árboles frutales que ya estaban por ser cosechados. Dijo que, por ejemplo, en la comunidad de Yavisla existen 100 familias damnificadas y no saben qué hacer porque el daño por el fenómeno natural es del 100 por ciento. "Hemos hecho la inspección insitu con los técnicos y secretarios municipales, y la situación es demasiada delicada", describió. Afirmó que la tormenta de granizo cayó entre 40 a 45 minutos por esa región y arrasó con todo lo que había. "Toda la fruta se lo ha llevado, maíz, papa, verduras. Sinceramente da pena y, como autoridades, nos vemos impotentes", lamentó. Y dijo que el municipio de Vitichi actualmente carece de recursos económicos para paliar la situación que dejó el fenómeno natural y anunció que saldrá de su jurisdicción a buscar ayuda en los gobiernos departamental y nacional. La autoridad edil culpó a Dios por lo acontecido y lo calificó de "injusto" porque afecta a las familias más humildes que no tienen recursos económicos. "¿Por qué Dios es tan injusto?", cuestionó consternado. Lloran "Mi gente está llorando, y al ver las lágrimas nos vemos impotentes. La gente llora por su fruta, su maíz y por todo lo que ha perdido. Se nos hace un nudo en la garganta y no podemos ni consolar", declaró el alcalde de Vitichi, Leonardo Miranda. Afirmó que la pérdida económica en las familias aún no fue calculada pero, desde ya, la afectación es muy fuerte. La autoridad edil dijo que los técnicos que entrarán a las comunidades afectadas podrán cuantificar, por familia, la pérdida que sufrieron por el embate de la naturaleza.