Prevención de incendios forestales Santa Cruz deforesta más y tiene miles de focos de calor.

Fecha: 2018-09-10

En la amazonia, un grupo de 100 bomberos comunitarios fueron capacitados para enfrentar incendios forestales provocados generalmente por la mano del hombre. Solamente en un día se registraron 51 nuevos focos de quema en el departamento de Santa Cruz. Fue en julio pasado cuando se detectaron 20 focos persistentes. Días después se registró 219 focos y cuando concluyó dicho mes existían 3.761 focos de calor en todo el departamento con el riesgo de que se conviertan en incendios forestales. La mayor concentración de focos de quema se encuentra en los municipios de Carmen Rivero Tórrez, San José y San Ignacio, además de San Matías en la frontera con Brasil. Estos focos se concentran mayormente en las tierras de uso agropecuario extensivo, agropecuario intensivo, agrosilvopastoril y forestal, advirtió el Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satif) de la Gobernación de Santa Cruz. EPISODIOS La mayor cantidad diaria de episodios, se registró el día 24 de julio con 328 focos. La media histórica del mes fue 1.686 focos de quema, sin embargo en año 2016 en ese mismo mes se superó los 5.300 focos de quema. El 58% de la extensión del Departamento presenta alto riesgo de ocurrencia de grandes incendios forestales y 8% entre Muy alto-Alto. El resto del territorio se encuentra con riesgo Medio, Bajo y Muy bajo, dijo un reporte del Satif. Hasta 2013 el 71,3% de los incendios forestales que afectan a nuestro país ocurrieron en de Santa Cruz, y 23,7% en Beni. Estos dos departamentos concentran el 95% de incendios forestales del país, dijo la FAN en su página web. BOMBEROS COMUNITARIOS En Riberalta se llevó a cabo el 27 de julio pasado un encuentro para capacitar a 100 bomberos comunitarios, quienes se tecnificaron en la construcción de zanjas y otras acciones para controlar brotes en pastizales y sembradíos. La época de estiaje aumenta el riesgo de incendios en las llanuras benianas, dijo a EL DIARIO el especialista Carlos Pinto de la Fundación Amigos de la Naturaleza, (FAN) que tiene su sede en Riberalta. Según dijo en la región, un 50 por ciento de la superficie boscosa se quemó dos veces por lo que la probabilidad de ocurrencia de nuevos incendios es elevada. El 28 de julio pasado el sistema de modelación del cambio climático y alerta temprana de la FAN registró 19 focos de calor solamente en el municipio de Riberalta. Por su parte, el biólogo holandés, Vicent Vos, del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (Cipca), en la misma ciudad amazónica, destacó el apoyo del municipio de esa población ribereña del Río Madre de Dios en la preparación de los recursos humanos ante a los eventuales siniestros en la región. Ambos especialistas recordaron un gigantesco incendio ocurrido en Guarayos en 1999 y que incluso estuvo en las afueras de la misma población. Aparentemente fue una profesora de la escuela que inició el siniestro afectando 70.000 hectáreas. En 1960 también se presentó otro episodio de magnitud en el aeropuerto de El Trompillo, habiéndose recurrido a la ayuda de los carros bomberos de Aasana. ALGUNAS MEDIDAS PREVENTIVAS -Se debe tener la autorización de la ABT y habilitar un callejón de cinco metros de ancho como mínimo alrededor del chaco. No se debe quemar cuando el viento sea mayor a 25 km/h. Los horarios favorables para realizar una quema son antes de las 9.00 o después de las 16.00. -Debe contarse con la ayuda de otras personas para controlar el fuego. Antes de realizar una quema avise a los vecinos para que estén preparados. Debe verificar que las brasas estén totalmente apagadas. -Para contrarrestar las secuelas de la inhalación de humo como bronquitis, alergias, asmas, rinitis, faringitis, amigdalitis y otras enfermedades, se debe proteger a los niños y adultos con alimentación rica en frutas, cereales y verduras crudas, aconsejó el médico, Luis Carlos Bernachi.